• Inicio
  • Noticias
  • En promedio, los colombianos cambian de empleo cada 6 años
« Volver

En promedio, los colombianos cambian de empleo cada 6 años

14/09/2017 En promedio, los colombianos cambian de empleo cada 6 años

 

A la hora de analizar el estado del empleo de un país, uno de los aspectos que se mira con detalle es la rotación laboral y la permanencia en un mismo empleo. Factores que además tienen una relación con el nivel de productividad del trabajador.

La antigüedad en el empleo es una medida de rotación laboral o movilidad en el empleo, que pueden estar asociados tanto a cuestiones voluntarias como involuntarias. Una investigación reciente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) analiza la relación entre la rotación laboral y factores demográficos y económicos para 14 países de América Latina durante 2006 – 2014.

Según el BID, para 2014, en América latina la antigüedad del empleo fue en promedio de 7,6 años. Además, destaca que es deseable una relación de largo plazo entre una empresa y un trabajador, dado que un trabajo de largo plazo genera incentivos a los empleados para capacitarse y mejorar sus habilidades, y a la vez incentiva a las firmas a invertir en la capacitación de sus empleados, lo que incrementa su productividad y les permite obtener mayores salarios.

De modo que la mayor antigüedad laboral tendría aumentos en la productividad del trabajador. Para José Luis Ramos, profesor del IEEC de Uninorte, esto depende del sector de actividad económica y el tipo de organización (pública o privada).

“Un efecto positivo de la mayor antigüedad genera especialización en el trabajo y por ende puede redundar en la productividad de la empresa. Sin embargo, se presentan casos en que la misma antigüedad puede afectar esa productividad, particularmente en los años previos a la jubilación, donde los trabajadores, por efecto de cansancio o poco interés, no se preocupan por elevar los niveles marginales de la productividad’’, dijo Ramos.

De acuerdo con el profesor, en organizaciones multinacionales como HP, Siemens, Johnson y Johnson y British Petroleum, e inclusive en grandes empresas colombianas como Ecopetrol y Cotecmar, se está utilizando un modelo gerencial basado en la gestión del conocimiento de las personas, donde la antigüedad es la base de la generación del conocimiento.

Alexander Villarraga, profesor del IEEC de Uninorte, señaló que otro efecto positivo se da sobre el grado de satisfacción del trabajador con su empleo, lo cual puede motivarlo a desempeñar mejor su labor. “Una antigüedad mayor, por sí sola, sin mayor capacitación u oportunidades de promoción dentro de la empresa, no es garantía de mejora en la productividad”, agregó.

Baja antigüedad laboral. Al hacer una comparación de los promedios de antigüedad laboral entre los países del continente, Bolivia y Ecuador encabezan la lista, con 10 años de permanencia en el empleo, mientras que Colombia se ubica en el último puesto, con un promedio de 6 años.

Según Villarraga, múltiples factores afectan en la antigüedad en el empleo o en la movilidad laboral. Y existen condiciones o características propias de cada país que influyen de manera distinta.

“Por ejemplo, los jóvenes tienden a experimentar más movilidad que los adultos; los que trabajan en el sector público suelen exhibir mayor antigüedad; los individuos con alto nivel educativo suelen presentar mayor antigüedad en el empleo; al igual que los hombres en comparación con las mujeres. La antigüedad en el empleo también se ve afectada por el tipo de actividad productiva, el nivel de informalidad, presencia de sindicatos y tipo de contratos”, explicó.

En Barranquilla y su área metropolitana más de la mitad de la población ocupada se encuentra en la informalidad; factor que incide negativamente en la antigüedad en el empleo. “Es necesario adelantar investigaciones económicas que midan de forma precisa este fenómeno en la ciudad y en la región para poder diagnosticarlo”, agregó Villarraga.

En este contexto, surge la incertidumbre sobre qué es más deseable: una mayor antigüedad laboral asociada a un refuerzo de las habilidades de los trabajadores conducente a mayor productividad; o una constante rotación laboral que permita a los trabajadores encontrar empleos donde encuentren satisfacción y posibilidad de ascender y alcanzar mejores puestos.

Para Villarraga, ambos elementos son importantes para el buen funcionamiento del mercado laboral y de la economía en su conjunto. “La mayor antigüedad requiere que se complemente con capacitación y promoción dentro de la empresa para que tenga efectos en la productividad del trabajador”, dijo. Sin embargo hay evidencia en países desarrollados donde los niveles de antigüedad demasiado altos pueden llevar a efectos negativos en la productividad. Un aspecto que habrá que estudiar mejor en Colombia.